EL PARROCO

DATOS    BIOGRAFICOS

 

ALGUNOS     ASPECTOS  RELEVANTES   DE    MI   VIDA

  AMBIENTE  GEOGRAFICO    Y    SOCIAL.

 

Mi   nacimiento    fue    un     17    de   Septiembre   del    año    1963,   en   la    vereda    Chiquinquirá,  del    municipio   de  El   Peñol,    departamento   de    Antioquia.   El   municipio    de   El   Peñol,   está   ubicado    en    el    Oriente   antioqueño   a     69   Km    de    Medellín,      su   temperatura   promedio   es  de     18    grados   centígrados.   Es   un    municipio   de   vocación     agrícola,   desde   niño    estuve    vinculado    a   las    labores   del   campo.    El    municipio    fue     fundado    en    el    año     1714   el    sitio   conocido    como    “Viejo   Peñol, donde permaneció hasta el año de 1978, cuando se efectuó el traslado a una nueva cabecera. En la plaza principal se levantaba un templo construido por la misma comunidad de mediados del siglo XIX. Desde ese momento la comunidad empezó un proceso de adaptación al nuevo entorno, dándole la calidez y la calidad que presenta hoy día. Es uno de los municipios de Colombia que más índice de espacio público presenta por habitante, (20 m).

 

SITUACIÓN    DE   LA    FAMILIA

 

Mis    padres   fueron:   Manuel     Salvador   Ciro   Naranjo   y    Ana    Francisca  Montoya    Ramírez.    Mis     abuelos    paternos   fueron:    Luciano   Ciro    y   Josefa   Naranjo;    mis     abuelos    maternos    fueron:   Abraham Montoya    y   Rosario   Ramírez.         Vivíamos     en   una    casa   finca   con    mis    padres   y     mis   siete     hermanos   (cinco    hombres    y    tres  mujeres)   de   los   cuales     yo   soy     el    menor.       Cuando    yo   nací    ya    había    muerto    mi    abuelo    paterno    y  mis     abuelos    maternos.    Me    acuerdo    mucho   de   mi    abuela    Josefa,    donde    iba   con   mucha    frecuencia   a   realizar    algunos   mandados.   En    mi    casa   desde   niño   viví    en   un    ambiente    de   mucha   piedad,    mi     madre   me   enseño    desde   que     era   muy   pequeño   a   orar,    siempre    rezábamos    el   rosario   en    familia   en   la    mañana     antes  de   levantarnos   y    en   la    noche    antes   de    ir     al    descanso.    Mis    padres   iban     casi    todos    los     domingos     a   la   eucaristía   y    frecuentemente    nos      llevaban  también   a   nosotros.   Desde   el   punto  de   vista    religioso    teníamos   la  referencia    de   una   tía,   Rosario,    que     era   de   la    comunidad  de   la   presentación   y    en   vacaciones  nos    visitaba;    también    un    primo   hermano  el   padre    Luis    Eduardo   García   Ciro,    quien   se   ordenó    sacerdote   cuando    yo   estaba   en    segundo    año    de   Bachillerato,   su    ordenación    me   motivo   a   pensar    en   un    día    yo    poder    llegar    al   altar.

Mis   padres   eran    pobres,    pero    nunca    nos    faltó   nada,    eran    muy    laboriosos,     cultivaban  en    la   finca    productos    tales   como:   maíz,    plátano,   yuca, tomate,  frijol y    frutales.   También    teníamos    vaca   de   leche    y     caballos,    gallinas   y    cerdos.  Desde   niño    aprendí    a   cultivar la   tierra   con   mi   papá   y    mis    hermanos     mayores.

Acontecimientos    Familiares   más   importantes::  la   ordenación   sacerdotal   de mi   primo,   Luis Eduardo  1997;  La    profesión    religiosa   de    dos   de   mis    hermanas Elvia,    misionera   Laurita (1978) y  Carmen  Ligia, dominica  de  la   presentación  (1983);    el   fallecimiento   de   mi    abuelita    Josefa  (1987)  el   fallecimiento   de   mi   papá   el   13  de Febrero  de  1998   y   el   de  mamá   el   6   de   Abril  de     2003.

 

FORMACIÓN     ACADEMICA.

Mis    estudios   de     primaria   los   realicé   en   la    escuela    rural    mixta   de   Chiquinquirá,    debido   a    que    vivíamos     a   cuatro     kilómetros   de    distancia    solo    me     matricularon     cuando   tenía    nueve    años.    Desde    el    comienzo    me    fue    muy    bien    en   los    estudios,    mi    primera    maestra     fue    la    profesora   Inés   Ramírez   a    quien     recuerdo    con   mucho    cariño    y   gratitud.    Aunque     de   niño   era   más    tímido   gracias   a    Dios    y   al    apoyo    de   mis   hermanos    mayores   no    me     desanimé   en    la    escuela  y    siempre   la  disfrute con alegría.

 

Una    vez    concluida   mi    primaria    tuve   miedo    de   ir   a   estudiar    en  el   Colegio    León  XII,  ubicado    El  Peñol    Viejo,    distante    13    kilómetros    de    donde    vivíamos,    mis    hermanos    nunca     habían     estudiado    en    el   colegio,    solo    mis    hermanas.     Al   fin   aconsejado     por   mis   hermanas    y   por    mi   mamá    acepté    ingresar    al    Colegio   e   internarme    en    el    Hogar    Juvenil   Campesino    que     brindaba     posibilidades   de    vivienda    y    alimentación    a    los     estudiantes    del    campo.   Así   en   el    año     1977   empecé    a    cursar    primer    año   de    bachillerato,   me    costó   mucho  trabajo   adaptarme   a   la   vida    comunitaria,   pues    habían    algunos     estudiantes    grandes   y    groseros    que    miraban     con   desprecio    y     agresividad     a   los   del    campo;   también    el   estudio    se   me   dificultó   mucho   el   primer     año.  Siempre    anhelaba    que    llegara   pronto   el   fin  de    semana    para   ir    a   mi   casa.    Pero    poco   a    poco    fui    superando    los    obstáculos    iniciales.   Al    año     siguiente  en     1978   vino    el    traslado     de   la    cabecera    municipal     al   Nuevo   Peñol,    donde    estudie    hasta    1980,   cuando    invitado    por    unos     seminaristas   fui   a   una     convivencia    vocacional    y   decidí    ingresar     en    1981,   al   Seminario    Menor,   en    el   vecino    municipio   de    Marinilla,     donde    realice     el    quinto   y    sexto   de    bachillerato,    fue    una    experiencia    inolvidable;     providencialmente,    me    correspondió    ser    parte    del    primer     grupo   de    jóvenes     que    ingresó     al    Seminario    “nuestra   Señora,   éramos    un     grupo   de    solo   22   estudiantes   y    teníamos    tres     formadores   internos   y    un    grupo  de       profesores    externos.    De   Ese    grupo    salimos    cinco     sacerdotes.   Allí   en   estos    primeros    años   de   Seminario   aprendí    el   gusto   por   la   oración   y   la   lectura.

Estando    trabajando    en   la    Finca     a    finales      del    año     1983      fue   a    visitar   a    mi    familia    un     sacerdote   de   la    comunidad   de   los    Padres   Camilos  y    me    invitó   a   tener    una     experiencia     en   su    comunidad.   Yo     acepté    la    invitación  y   de   esta   manera    llegué    a   la   Universidad    Pontificia    Bolivariana    de    Medellín  a    cursar    el   primer    año  de    Filosofía,    estaba    muy    contento       en   la    comunidad   y    me    iba     adaptando     al   ambiente   de   la    ciudad   y    de   la   universidad;    finalizado    el     año    1984,    los   superiores      de   la    casa   de    Medellín    decidieron    enviarme    a   continuar    mis    estudios    en    Bogotá  y    me    matricularon   en   la    Universidad    San   Buenaventura,    donde    cursé    el    segundo    año    de    Filosofía.    Mi    llegada    a   la   capital    me    costó   mucho,    cada   rato   me    perdía,    no    sabía    coger   las    rutas   de   buses   y    me   tocaba   estar   preguntando.    El    cambio   de    superiores   me    costó    mucho    sufrimiento,   fue    así   como   decidí    retirarme   al    finalizar   el    año    1985  y    me   regresé    a   mi   tierra   natal;   estando    en   las    vacaciones   de    fin  de   año,   tuve    oportunidad    de   conocer     al  nuevo rector    del    Seminario   donde    había    concluido    el    Bachillerato    el    padre   Víctor    Gómez,   quien   me    invitó    a   reintegrarme     ahora    a   los    estudios    de    Filosofía   y    así   lo   hice   en    1986.

Al    año    siguiente   regresé   al   seminario    Cristo    Sacerdote   de   la   Ceja   a   realizar   mis     estudios   de   Teología,    donde    era    rector    el    padre    Héctor    Salah Zuleta,    actualmente   obispo  de   Riohacha.

 Entre    mis   formadores   que    más    impactaron    en   mi    formación    teológica   están:    Monseñor   Alberto    Luque,   monseñor    Javier   Muñoz y    el   padre   Bernardo   Parra.   Mi    director     espiritual    fue    el    padre   Jaime    Domínguez,    quien    con    sus    sabios    consejos    me    ayudo    para   enamorarme    del  ministerio     sacerdotal.

 

Al    concluir    mi    tercer    año   de    teología    (1989)   recibí   el    orden   del    diaconado    de   manos    de    monseñor    Alfonso   Uribe   Jaramillo,    fue     un    momento   de   gran    alegría    para    mí   y    para   mi    familia,    ejercí    mi    experiencia    como    diacono    en   la     catedral   de   Sonsón ,   donde    fui    acogido     por     un    grupo   de   sacerdotes  bajo    la    orientación    del    párroco  Monseñor    Adolfo    Duque,     allí     estuve   por    un    espacio   de   tres   meses,    era   la    primera     vez    que     me     enfrentaba    al    trabajo    pastoral      en   una    parroquia,     allí    aprendí    muchas    cosas    prácticas    para    mi    ejercicio    posterior    como    sacerdote.   Cuando     concluí   esta    breve    experiencia    en   parroquia    regresamos     al   Seminario   para     continuar   la     formación   en    el    cuarto     año   de   teología.

El     24   de    noviembre    de     1990   fui    ordenado    como     sacerdote   en    mi   pueblo   natal,     junto    con    otros    dos    compañeros,    Miguel   Ángel    y    Octavio,    de   manos    de    Monseñor    Alfonso    Uribe    Jaramillo;    en   verdad   la    ordenación     marcó    mi   vida,    sentí     fuertemente    la    unción     del    espíritu,    experimente    el    amor     abundante   de   Dios,     que     sin    méritos    de   mi   parte,    me     concedió     este    don   maravilloso   de    participar    más    de   cerca   en    el   ministerio    sacerdotal

 

EXPERIENCIA   LABORAL

 

Mi    primer    nombramiento     fue     como     formador     para    el   Seminario   Cristo     Sacerdote   de   la   Ceja   Antioquia,    donde    me    pidieron    acompañar   a   los   estudiantes   del   segundo    año  de   Filosofía;    allí    empecé     mi     ejercicio   como    docente  dictando    Introducción    a   la   Filosofía,    Lógica  y    propedéutica     Bíblica.   Fue    una     experiencia    muy     exigente,   me    costó     sacrificio  y    dada    mi  inexperiencia     hice    sufrir    a    algunos      estudiantes;    aunque     poseía    algunos    conocimientos    carecía   de   pedagogía  y   de   habilidad    comunicativa.    En    este    servicio     estuve    dos    años.  De   estos    dos    primeros    años  aprendí   a    situarme   desde   la    perspectiva   de   los    seminaristas   y    a    tratarlos    con   menos    autoritarismo,    dándome   cuenta    de   la   necesidad   de   la  oración y   de la paciencia   en    la   tarea    formativa.

 

  Al   finalizar    el    año   1992,    el    Obispo    me     pidió     venir    a      colaborar   como    formador    en    el   Seminario     Intermisional    “San   Luis   Bertrán”   en    Bogotá.    Éramos    siete     sacerdotes    al   frente   de   un     grupo    de     190     estudiantes   procedentes   de   los    llamados   territorios   de    misión;    al    comienzo  me    costó    trabajo     entender     el    pensamiento  y    los   comportamientos   de   estos    jóvenes     de    diversas    culturas,   pues    había    algunos    indígenas,   afro descendientes,    boyacenses,    llaneros,   etc.   Con    el   paso   del   tiempo pude    aprender    a    valorarlos  y    ver   la   obra   que    Dios    realizaba   en    ellos.   Estando    es   este    servicio    pastoral,   tuve    oportunidad    para    sacar   mi    licenciatura    en   Teología    en    la    Universidad    Javeriana    y     posteriormente    una    maestría    en    Educación.    El    contacto     con    la    universidad    en    esta    etapa   de   mi   vida   sacerdotal   me    ayudó   mucho   para    vislumbrar    la     complejidad     de   la    realidad   social  y    educativa.    En    el    servicio    como    formador   en   el   Intermisional    estuve    hasta    finales    de   1998,   cuando    mi    obispo,      monseñor     Flavio   Calle,    me      llamo    a   regresar    a   la   Diócesis,    pero     como    estaba    terminando    la    maestría   en   Educación    me    permitió     quedarme    unos    meses   colaborando     a    un    sacerdote     codiocesano   que    era    párroco    en   el   Divino   Niño   Jesús   de   Praga,    en    Bosa    Piamonte,    ese    fue    mi    primer     contacto    con    el    trabajo    pastoral   en   la    Arquidiócesis   de    Bogotá.

En   Septiembre   de    1.199   fui    nombrado    como     Administrador   Parroquial    en   Santo   Domingo   de    Guzmán,   en   el   sector   de   Lucero   Alto,    Ciudad    Bolívar.

En   realidad   fue  un   cambio   brusco,  esta   primera     experiencia    al   frente   de   la   parroquia   de   Santo    Domingo en   un     comienzo    fue     bastante   traumática,   esto    debido    al   ambiente    social    tan    pesado     que   me    recibió.   Cuando    llegue    a   la    parroquia,    aún   no   tenía    casa   cural,    vivía    en    una    casa   arrendada   a    tres    cuadras     del   templo;    la    vida   de   la    parroquia      estaba    en    manos    del    grupo    juvenil    que     en    su    gran    mayoría    eran    ex pandilleros,    los    cuales     acompañaban      al     anterior    párroco,     le   prestaban     servicios    de    sacristía,    secretaria,     coro  y    conducción

 La   parroquia    estaba    endeudada     por   más  de    15.000.000  de   pesos   y    los   ingresos    eran    escasos;  por   tal  motivo   me    vi    obligado    a   reducir    el    grupo   de   empleados     que    encontré  y   esto    generó     rechazo   por   parte    de   quienes   se    vieron   perjudicados;   dentro   de    estos    hechos    traumáticos   recuerdo  que en    una    ocasión   llovieron   piedras    mientras    celebraba    la    eucaristía      de   las   6.00  P.M.   ;   en    otra    ocasión     hacia    la   una   de   la   madrugada  quebraron   los    vidrios     de    la     habitación     donde     dormía y    muchas    otras    acciones   de   hostigamiento    que    gracias   a    Dios    con    el   paso   del    tiempo     se    fueron     diluyendo. 

 Es    de    anotar     que    también   desde    el    comienzo   había    un     grupo    de   fieles,     especialmente    del    grupo   de   la    Legión  de   María   que    me    apoyaron,  y     me     acompañaron     en    las    tareas    pastorales,   también    algunos    líderes    comunitarios     me   ofrecieron     confianza     y    me     abrieron     espacios   para    entrar    en    contacto     con   las    diversas    comunidades.  

 Es    de    resaltar   el    apoyo     de   los    Vicarios   episcopales   que     estaban    al   frente    de   la    vicaría   episcopal   del   Espíritu   Santo:   Monseñor    Roberto   Ospina   y   Monseñor    Francisco    Nieto,    en     quienes   encontré    verdaderos    pastores   que    me    acompañaron    y    animaron    en    todo   momento.  Así   en    este   aprendizaje  de   llevar   adelante   la   misión     en   un    ambiente   hostil  perseveré  hasta     finales    del    año   2002   cuando    fui   nombrado     administrador    parroquial    en   Nuestra   Señora    del  Rosario   de   Chipaque.

De   mi    estadía    en   Chipaque  durante   ocho    años   quiero     resaltar   los     siguientes    hechos    significativos:

Chipaque    fue    el    escenario    para    madurar   en    el   ministerio     sacerdotal  y   para   mirar   la    Iglesia    desde   el    ámbito    rural,    fue    una    bendición      abundante   de   Dios    para   mi   vida.  También    tuve   oportunidad   de    hacer     el    diplomado    en   ciencias    Bíblicas    con    la     Uniminuto.  

A    finales    del     2010   fui   nombrado    como    párroco     de   San    Antonio    de    Fosca    donde   me   han    recibido     muy    bien,    donde    me   he     sentido    feliz,    en   un   verdadero     remanso   de   paz,   donde   he    sentido   el   respaldo     de   las    autoridades    locales   y  de   la   comunidad   en   general.

Durante    mis   casi   cuatro    años   de   servicio    a   la   comunidad    de   Fosca,   además   de    las     acciones     habituales    de     acompañamiento   de   la    comunidad,    quiero     resaltar   los    siguientes    aspectos:   

Se   han     adelantado   algunas     reparaciones    locativas   del   templo   y   de   la   casa   cural.

 Se       realizó    estudios de    patología    de   estructuras   y    levantamiento       de    planos   del    edificio  aledaño    al   templo,    antiguo   colegio    que    próximamente    espero    iniciar    su   restauración

  Se    adquirió    el    título de   propiedad    del    lote   donde    está     edificada    la    capilla   de   la   vereda   el   Herrero.      

Se   compró    un    lote   en   la   vereda   de   la    Mesa  de   Castros   para     construir    una   capilla    para    los     fieles   de     esta    comunidad    que     está    un    poco    apartada   del  casco   urbano.

  Se    construyó    una    casa    para    una     familia    de   muy    escasos    recursos      económicos.   

Se    adquirió     equipos  de  cómputo y   se    inició    la    sistematización   del    despacho   parroquial.

En    materia    pastoral ,    el    año   2013   se    realizó    la   misión    de     evangelización     con  el   Equipo  de   los    Padres    redentoristas,   se    ha    avanzado    en    la    conformación    de   algunas   pequeñas  comunidades    tanto    en    el  casco    urbano    como     en   las  veredas;   se    visitan    frecuentemente    los    colegios,   las    veredas   y   los   enfermos,    procurando    hacer    presencia   de   Iglesia     en    todos    los    espacios    de   la    vida   municipal.

He    crecido   en   el    espíritu   de   fraternidad y   en    el   amor   a   la   Iglesia,   en   la   capacidad   de   compartir  y   de    apoyar    los   más   necesitados.  He   procurado    dejar   las   parroquias   y    lugares  de    trabajo   en   mejores   condiciones   de   como   las   encuentro:    acato   con   prontitud    todas   las   indicaciones   de   mis   superiores.

 

 

 

 

Desarrollo por San Pablo Multimedia